Incontinencia urinaria en mujeres
5 (100%) 2 voto[s]

incontinencia-urinaria-en-mujeres

La incontinencia urinaria en mujeres es una afección muy molesta. Puede causar inconvenientes en el desempeño diario de una mujer. Así como también hacerla sentir insegura debido al peligro constante de dejar escapar involuntariamente la orina.

Este problema ginecológico afecta al menos a un 30% de las mujeres en edad adulta. El estreñimiento, practicar deportes de impacto y el parto pueden ser factores de riesgo para padecerla. Afortunadamente es un problema que tiene solución.

Para que puedas estar más tranquila si la padeces y busques la solución adecuada, sigue leyendo este artículo. Te contaremos todo sobre la enfermedad y sus posibles soluciones.

 

Que es la incontinencia urinaria

Es la perdida involuntaria de orina. Esto puede suceder en distintas cantidades. El escape de orina puede ser muy discreto y no crear mayor problema. En otros casos puede suceder que la persona necesite alguna compresa para sostener la orina.

Cuando se presenta, la persona siente unas ganas intensas de orinar. Estas se presentan de repente y es imposible sostenerla. Generalmente sucede cuando la persona tose, estornuda, ríe o hace algún esfuerzo o ejercicio.

Este padecimiento crea en la persona un cambio en su vida diaria y disminuye su calidad de vida. El paciente al sentir que por su pérdida de orina es delatado por el olor, puede optar por alejarse de otras personas. Esto le genera un estado de ansiedad y estrés que puede afectarlo anímicamente también.

No es una enfermedad como tal. Se presenta como una consecuencia de muchas otras enfermedades. Es común en mujeres, niños y hombres, siendo más frecuente entre las mujeres.

Afecta principalmente a personas mayores de 65 años, principalmente en las mujeres. Se habla de que el 50% de las mujeres ancianas y 30%  de las adultas padecen de esta afección.

En la actualidad tanto el tratamiento como el diagnóstico son mucho más precisos. Por ello en caso de padecer la afección es recomendable asistir al médico y plantear el problema. La solución existe y no es necesario aislarse socialmente.

 

Causas de la incontinencia urinaria

Esta afección se produce debido a que la presión dentro de la vejiga supera la presión en la uretra. Sus causas son:

  1. Lesión en el esfínter uretral: Si existe una lesión que impide el cierre completo del esfínter, se produce la perdida de orina involuntariamente.
  1. Mayor movilidad de la uretra: Existe una debilidad anatómica que evita que la uretra mantenga su localización. Haciéndola descender, sobre todo cuando se hacen esfuerzos y provocando la incontinencia.
  1. Lesiones neurológicas: Las enfermedades de tipo neurológicas pueden provocar el escape involuntario de orina. Padecer de demencia, ictus y otras enfermedades neurodegenerativas puede desconectar las órdenes del cerebro y las respuestas del mismo.
  1. Inflamaciones: Tumores, cistitis, infecciones e inflamaciones pueden alterar el cierre del esfínter y la uretra. Esto provoca la perdida de orina que caracteriza la incontinencia.

 

Tipos de incontinencia

tratamientos-incontinencia-urinaria

Existen distintos tipos de incontinencia. Los principales son:

Incontinencia urinaria de urgencia

Se relaciona con la necesidad repentina y urgente de orinar. Se origina en el músculo detrusor, que es el musculo que permite la relajación del esfínter externo. Existen dos tipos de ella:

Incontinencia motora

Existe una hiperactividad del detrusor, causada por esfuerzo, obstrucción o algún mecanismo psíquico.

Incontinencia sensitiva

Aumentan los impulsos sensitivos de las paredes de la vejiga ocasionando la sensación urgente de orinar.

 

Incontinencia urinaria de esfuerzo

Se produce cuando la persona realiza algún esfuerzo como cargar peso, ejercicios de impacto, toser, reír, estornudar. En casos más graves pararse o agacharse puede provocar la pérdida de orina.

Su origen se encuentra en la uretra. Al realizar algún esfuerzo la presión en vejiga y abdomen aumenta pero no llega esta presión a la uretra. Esto provoca la incontinencia.

Con la edad y durante el embarazo la tensión y elasticidad del suelo pélvico se va perdiendo. Esto provoca la caída de vejiga y uretra haciendo que la continencia solo sea efectiva en reposo.

 

Incontinencia urinaria mixta

En este caso tanto el musculo detrusor como el esfínter se ven involucrados. El cuello vesical por algún problema permite que la orina entre en la orina proximal. El musculo detrusor entiende que comenzó la micción y produce la contracción que provoca el escape de orina.

 

Incontinencia urinaria por rebosamiento

La vejiga se obstruye o distiende imposibilitando el vaciado. Existen dos causas para esta incontinencia:

  • Neurológica: Un daño en el núcleo parasimpático medular o en el nervio pélvico hace que el detrusor pierda la fuerza. Esta afección aparece por lo general luego de alguna operación que afecte el nervio pélvico. La esclerosis múltiple y lesiones medulares también pueden producirla.
  • Orgánica: Una obstrucción distiende la vejiga impidiendo que esta pueda vaciarse. cuando ya no hay manera de que siga distendiéndose ocurre un rebosamiento.

 

Incontinencia urinaria psicógena

Es causada por factores externos como el agua, el frio o por emociones como placer, angustia, miedo. También las manías y fobias pueden producirla.

 

Incontinencia urinaria neurológica

Se relacionan con alteraciones en el sistema nervioso. Las lesiones medulares, accidentes cerebro vasculares, enfermedad de Parkinson, esclerosis múltiples. Pueden generar este tipo de incontinencia.

 

Síntomas de la incontinencia urinaria

El principal síntoma de esta afección es la perdida involuntaria de orina. Esto puede suceder cuando se mantiene relaciones, sexuales, se realizan ejercicios, esfuerzos, la persona tose, estornuda o ríe.

La pérdida de orina será diferente según cada tipo de incontinencia. Entre otros síntomas puede aparecer una contante infección en la orina y un dolor o ardor al orinar.

 

Factores de riesgo incontinencia urinaria

Existen distintos factores de riesgo que pueden provocar esta afección. En las mujeres el parto, una histerectomía, la menopausia son los principales. Pero la edad, estreñimiento, sedentarismo y obesidad también contribuyen a la aparición de esta molestia.

Enfermedades como Alzheimer, demencia, diabetes y algunos fármacos como los diuréticos también implican un factor de riesgo.

 

Diagnóstico de incontinencia urinaria

Lo primero que el médico hará será realizar una historia clínica. Luego confirmará si se trata realmente de una perdida de orina involuntaria. Seguidamente procederá a distinguir los distintos factores externos y los trastornos que puedan presentarse. Esto lo logra a través de un examen físico.

El examen físico consistirá en una exploración que incluya estudios radiológicos, examen de sensibilidad perianal y estudios urodinámicos. Se tomará en cuenta enfermedades anteriores y presentes como problemas neurológicos o patologías que afecten el sistema nervioso central.

Las operaciones que puedan haber afectado el tracto urinario, pelvis y abdomen y los medicamentos que pueda estar administrándose al paciente también son importantes para realizar el diagnóstico.

Se realiza un análisis de sangre Y otros exámenes como:

  • Radiografía de abdomen: Diagnostica la litiasis renal que se causa la incontinencia de urgencia.
  • Estudios urodinámicos: Para evaluar la función del tracto urinario en su fase de llenado y vaciado vesical.
  • Urografia intravenosa: Evalúa el funcionamiento correcto de las vías urinarias.

 

Tratamiento para la incontinencia urinaria

 

Cada tipo de incontinencia tiene su tratamiento. En todos los casos es conveniente reeducar la parte vesical y entrenar para mantener la continencia. Esto solo se puede realizar cuando los pacientes estén en pleno uso de sus funciones cerebrales.

Cómo se cura la incontinencia urinaria:

  • Tratamiento para Incontinencia de esfuerzo: El tratamiento es quirúrgico, la tasa de éxito es de un 90% una vez realizada a operación.
  • Tratamiento para Incontinencia mixta: Se realiza la cirugía. En esta caso persiste una pequeña perdida de orina que debe tratarse con fármacos.
  • Tratamiento para Incontinencia de urgencia: Se emplean medicamentos anticolinérgicos estos medicamentos pueden presentar efectos secundarios como hipotensión, resequedad bucal, confusión y agitación.
  • Tratamiento Incontinencia por rebosamiento: Cuando las dilaciones uretrales son frecuentes, los medicamentos no siempre son eficaces. Se debe realizar un cateterismo vesical.
  • Tratamiento para Incontinencia por estrés: El más común de los tratamientos son los ejercicios para reforzar los músculos de la pelvis. En caso de no dar resultados se utiliza la estimulación eléctrica o el procedimiento quirúrgico.
  • Tratamiento láser para incontinencia urinaria femenina. Con esta técnica se introduce un pequeño instrumental dentro de la vagina que proyecta una luz láser. Esta estimula la producción de colágeno, devolviendo la firmeza y elevando la vejiga. Se hace durante 3 meses una sesión por mes y debe repetirse el tratamiento anualmente.

 

Qué es bueno para la incontinencia urinaria

Aun cuando es una afección bastante común, es algo que puede retrasarse o prevenirse. Si adoptas ciertos hábitos y tomas algunas medidas, lograrás su prevención.

Cómo prevenir la incontinencia urinaria:

  • Reduce el consumo de bebidas como cítricos, café, refrescos, alcohol y bebidas carbonatadas.
  • Combate el estreñimiento aumentando la ingesta de fibra.
  • Evitar diuréticos que aumenten el deseo de orinar.
  • Prevenir el sobrepeso manteniendo una dieta equilibrada.
  • Evitar ingerir grandes cantidades de líquido luego de media tarde.
  • No ingerir comida picante.
  • Evitar empujar la orina para no debilitar los músculos pélvicos.
  • Practicar ejercicios de kegel para reforzar el suelo pélvico.

 

Ejercicios para la incontinencia

ejercicios-para-incontinencia-urinaria

Los partos y embarazos hacen a la mujer más propensa a la incontinencia urinaria. Los músculos del suelo pélvico se debilitan. Para comenzar a fortalecerlos es conveniente practicar los ejercicios de kegel.

Los músculos de la pelvis mantienen una serie de órganos en su lugar. Cuando se debilitan estos músculos, órganos como la vagina, recto, uretra y vejiga se ven comprometidos ya que pueden deslizarse hacia la parta exterior. Esto favorece la incontinencia urinaria.

Los ejercicios de kegel refuerzan los músculos del suelo pélvico. Se realizan a través de contraer y relajar el músculo pubococcígeo. Este es el músculo que permite e impide la salida de la orina de nuestro cuerpo.

La manera adecuada de realizar estos es ejercicios es identificar el musculo. Una vez identificado debe parar la micción, mantener por algunos segundos y luego soltar. Este ejercicio se repite en series de 10.

Debes contraer y relajar el musculo. A medida que lo practiques puedes subir las repeticiones hasta llegar a 20 en cada serie. Practícalo varias veces al día aumentando las repeticiones.

Otra manera de fortalecer los músculos de suelo pélvico es el uso de las bolas chinas. Si se introducen en la vagina, ejercitas la zona sin dejar de llevar tu vida normal. Deben usarse por al menos dos meses diariamente para ver resultados favorables.

Las bolas chinas son una serie de bolas unidas. Debes colocarlas en tu vagina y contraer los músculos para mantenerlas dentro. El ejercicio debe durar al menos 30 minutos y realizarse a diario.

Otra opción es el uso de los conos vaginales. La diferencia con las bolas chinas es que tiene distinto peso cada uno. Debes comenzar con los más ligeros e ir aumentando el peso a medida que el musculo va fortaleciendo. Ejercita dos veces al día por 15 minutos cada vez.

 

Enuresis en mujeres adultas

Es un término que se usó hasta hace poco para describir la perdida de orina general. Pero actualmente es utilizado para denominar la incontinencia en horas nocturnas. Es más frecuente en niños, pero se presenta también en mujeres.

Los factores que pueden provocar su aparición pueden ser: hereditarios, sueño muy profundo, ansiedad, alteraciones de índole psicológico o alguna patología orgánica o funcional.

Se trata haciendo un análisis social y del entorno. Es una afección que se resuelve con el tiempo o una vez que el problema que genera la ansiedad y estrés es resuelto.

 

Conclusión

La incontinencia urinaria es una afección que afecta mayormente a las mujeres. Un 50% de las ancianas y un 30% de las mujeres adultas lo padecen. Es una enfermedad que tiene solución y que debe atenderse con la aparición de los primeros síntomas.

Existen distintos tipos de incontinencia y para cada uno de ellos hay un tratamiento específico. Sin embargo existen algunas técnicas que ayudan a fortalecer los músculos pélvicos.

Fortalecer el suelo pélvico ayuda a contener la orina. Realizar los ejercicios de manera continua mejora en gran medida la afección. Seguir algunos hábitos también puede ayudar.

Se debe evitar el sobrepeso, el estreñimiento, mantener una alimentación sana. Todo esto para prevenir su aparición. Los ejercicios de kegel, las bolas chinas, los conos vaginales son buenas opciones para ejercitarse.

Esta afección aparece de manera más frecuente con la edad. Por lo que es conveniente practicar los ejercicios para retardar la flacidez de los músculos y por ende la incontinencia urinaria. Algunas operaciones que comprometen el suelo pélvico también pueden ser una causa de la aparición de la enfermedad.

 

También te recomendamos: